jueves, 9 de febrero de 2017

LA IMPORTANCIA DE LAS VACUNAS EN LOS PERROS Y GATOS

LA IMPORTANCIA DE LA VACUNACIÓN
Resultado de imagen de vacunacion cachorros                La vacunación de perros y gatos es tan importante como la de los niños. Es fundamental para su salud ya que con ello prevenimos enfermedades muy graves y con una alta tasa de mortalidad en un gran porcentaje de casos.
                Cuando incorporamos un nuevo miembro a nuestra familia, ya sea un perro o un gato, lo primero que debemos conocer es su calendario vacunal. Dependiendo de su edad, raza, condición sanitaria y localización geográfica se establecerá una pauta vacunal para cada individuo.
                Pero primero sepamos QUE ES UNA VACUNA: Una vacuna es un patógeno, que bien muerto o atenuado (tratado para que no sea letal), se hace entrar en contacto con el organismo, este reacciona frente al agente infeccioso creando anticuerpos que lo defiende contra dicho agente, caso de que tenga contacto con él a lo largo de su vida. Pero esta inmunidad no es permanente, por lo que es necesaria la revacunación.
                Las principales enfermedades contra las que se vacunan son:
Perros: parvovirosis, moquillo, hepatitis vírica canina, leptosprosis, traqueobronquitis infecciosa canina, coronavirus y rabia
Gatos: leucemia, panleucopenia, calicivirus, herpesvirus, rinotraqueitis felina y rabia
Resultado de imagen de vacunacion cachorros                Antes de comenzar con la vacunación de un perro o gato debemos asegurarnos que está correctamente desparasitado y que su estado de salud es el ideal. Para ello es imprescindible una revisión clínica completa. Solo el veterinario está capacitado para llevar a cabo tanto la revisión clínica como la instauración de la pauta vacunal apropiada, por lo que es el único capacitado para llevar a cabo el acto de la vacunación.
                Cuando debemos comenzar con la vacunación
Normalmente los cachorros  se comienzan a vacunar en torno a los 45 días de vida, momento en el que se ha completado el destete y los anticuerpos maternales han declinado y no interfieren con la inmunidad que pretendemos crear con las vacunas. Cuando el cachorro tiene entre las 10 y las 12 semanas debe haberse completado de forma correcta el calendario vacunal. Este calendario puede variar en función de la edad al que lo iniciemos, la raza del animal y la localización geográfica en la que viva. Solo el veterinario está capacitado para establecer dicho calendario con garantías.
En gatos la primera dosis se pone a la 8 semanas de vida y se completa en el mismo tiempo que los perros. Antes de iniciar la vacunación debemos asegurarnos que están libres de enfermedades que la madre puede transmitir vía placentaria como la leucemia y la inmunodeficiencia. Para ello se realiza un test sanguíneo antes de la vacunación. Si es un gato que viene de una colonia callejera, o a tenido contacto con animales enfermos, debemos realizar otro test 6 semanas después de que el animal haya salido de dicha colonia o del foco de infección. Tan importante es esto como la desparasitación anterior a la primera vacuna.
Después del calendario de vacunación del cachorro procederemos a la aplicación de la vacuna de la rabia que, junto con la implantación del microchip, son los dos actos a los que nos obliga la legislación. En Andalucía en concreto debemos aplicar dos dosis de rabia la primera vez con un intervalo de 4 semanas entre ellas.
                Los adultos se vacunan anualmente con una vacuna polivalente como refuerzo de la inmunidad que aplicamos de cachorro y con la vacuna de la rabia obligatoria. Las desparasitaciones se realizan cada tres meses durante toda la vida del animal.
                Riesgos y complicaciones de la vacunación
      Imagen relacionada          Aunque la inoculación de las vacunas son favorable para nuestro animal también debemos tener en cuenta que, en algunos casos, dicha vacuna puede tener efectos adversos para algunos animales.los animales vacunados pueden presentar decaimiento, aumento del sueño e incluso en algunos casos, fiebre durante al menos 24 horas. Estos síntomas se pasan sin problemas volviendo el animal a su vida norma. Si no remitiesen en 48 horas se debe acudir al veterinario. Otro efecto secundario frecuente es dolor en el punto de inyección, con inflamación de la zona llegando a formarse en muy raras ocasiones quistes.

                El mayor efecto negativo de la vacunación son las reacciones alérgicas que pueden producirse en muy raros casos. El animal presenta inflamación de la cara , el hocico, puede producir vómitos y en casos muy extremos problemas respiratorios y cardiovasculares. Las reacciones alérgicas las suelen producir los excipientes de las distintas marcas. Generalmente cambiando de marca desaparecen las reacciones alérgicas. En el caso de os gatos es muy conocido el desarrollo del fibrosarcoma felino en el punto de inyección, principalmente por el uso de adyuvantes en las vacunas. Actualmente la mayoría de los laboratorios realizan sus vacunas sin adyuvantes por lo que la aparición de estos efectos adversos disminuye. También podemos disminuir la aparición del sarcoma felino cambiando la zona de la aplicación de la vacuna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario